Tratamientos no farmacológicos: área de Fisioterapia

La Kinesiterapia

O terapia del movimiento, es uno de los tratamientos no farmacológicos cuyo objetivo principal es mejorar y/o mantener la calidad de vida de quienes padecen Parkinson, contribuyendo a aumentar la movilidad, mejorar el equilibrio, la coordinación y mantener durante más tiempo la autonomía del paciente.

 - Dependiendo de la fase en la que se encuentre la enfermedad, la kinesiterapia estará orientada a:

Desgraciadamente no detiene la progresión de la enfermedad, pero:

 - Permite disminuir la incapacidad motora.

 

 - Mantiene las funciones cardiorrespiratorias.

 

 - Mantiene las destrezas propioceptivas.

 

 - Ayuda a desarrollar una mejor movilización.

 

 - Preservar durante mayor tiempo posible la funcionalidad de la persona que padece la enfermedad.

 

 - Ayuda a retrasar la dependencia y el deterioro psicorgánico propio del Parkinson.

Fase Inicial

 - Prevenir y tratar la inestabilidad postural.

 - Evaluar e identificar tempranamente los problemas relacionados con alteraciones del movimiento.

 - Fomentar la participación del paciente en programas diseñados para mejorar la condición física general. Prevenir las deficiencias posturales, deficiencias en marcha y traslado.

 - Tratar la debilidad muscular, la rigidez articular, la disfunción oro facial y respiratoria.

 - Utilizar estrategias de movimientos a lo largo de la enfermedad.

 - Educar a los pacientes, familiares y cuidadores.

 - Evaluar la eficacia farmacológica en el rendimiento motor.

Fase de Mantenimiento

 - Evaluación Funcional del paciente.

 - Tratar el deterioro músculo esquéletico.

 - Reeducar marcha, caídas y traslados.

 - Evaluar el medio en donde se desenvuelve el paciente: entrenamiento en el hogar y comunidad.

 - Aplicar estrategias funcionales.

 - Dar y enseñar ayudas técnicas.

 - Educar a familiares y cuidadores para favorecer el movimiento y buen manejo del paciente.

Fase Avanzada

 - Asegurar el manejo adecuado de movimiento y posición.

 - Evitar las caídas.

 - Prevenir y tratar los problemas respiratorios y del tórax.

 - Instruir en conservar la energía para poder realizar algunas ABVD (actividades básicas de la vida diaria).

 - Tratar en domicilio con un régimen de ejercicios.

Seguimiento

La atención integral kinesiológica debe realizarse a partir del diagnóstico de la enfermedad de Parkinson, inicialmente para prevenir y enseñar; posteriormente para mantener la funcionalidad y finalmente para asistir al mñaximo en las actividades básicas de la vida diaria, manejo y cuidados del paciente en el hogar.